Una rosa negra en mi almohada

El día que te fuiste,
me aferré a la nada
para retenerte.

Te seguí,
con la mirada triste,
hasta que tu silueta
se perdió en el horizonte
y te desvaneciste en la lejanía,
entre brumas y sombras
y quedé desolado,
con el alma escindida
y el corazón destrozado.

Y esperé que volvieras
y abrí las puertas,
abrí las ventanas,
limpié la casa,
arreglé la cama…

Pero todo fue en vano,
jamás volviste.

Y aunque ya no te tengo,
y te fuiste para siempre,
adornaré tus recuerdos
con rosas y flores,
pero de luto estará
vestida mi cama,
tendida de blanco,
y una rosa negra
en mi almohada

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *