Don Arcadio, el galipote

En un pueblo del suroeste de nuestro país hay una encrucijada que los pobladores bautizaron como “el cruce del galipote”.

Dicen que extraños animales, con ojos de fuego, aparecen a media noche en ese tétrico cruce, especialmente en noches de luna llena.

Dicen que los caminantes evitan transitar de noche por esa encrucijada del camino, y prefieren cruzar por montes y ríos, o quedarse donde un familiar a pasar la noche.

Dicen que don Arcadio tiene un “bacá”y en las noches se convierte en galipote y observa y asusta a los transeúntes de ese tenebroso cruce.

Dicen que don Arcadio vendió su alma a Lucifer a cambio de la riqueza que ostenta, la cual consiguió de la noche a la mañana.

Dicen que el trato con Mefistófeles consistió en entregar cinco familiares cercanos, los cuales fallecieron repentinamente, sin ninguna enfermedad previa.

Dicen que aunque don Arcadio es en apariencia un hombre respetuoso, le tienen miedo a causa de su contrato infernal.

Dicen que don Arcadio se tragó un “resguardo” que no lo deja morir, a pesar de su edad, porque negoció sus días de vida con el príncipe de las tinieblas, hasta su partida al averno.

Dicen….

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *