La Almohada de Jacob y la Piedra del Destino

La Almohada de Jacob

Esaú y Jacob eran gemelos. Esaú salió primero del vientre de su madre y Jacob salió aferrada su mano al talón de su hermano.

jacobCuando crecieron, sus vidas quedaron definidas. Esaú era cazador y le gustaba estar al aire libre en la campiña, mientras que Jacob era un hombre quieto, pensativo y calculador y amaba la comodidad del hogar.

Rebeca tenía preferencia por su hijo Jacob y le había contado que cuando ambos (Esaú y Jacob) estaban en su vientre se peleaban y Dios le reveló que en el futuro el mayor serviría al menor.

Con esta revelación Jacob esperó el momento oportuno, y un día en que su hermano venía cansado y hambriento, hizo que éste le vendiera el derecho de su primogenitura a cambio de un plato de lentejas que había guisado.

Después de haber obtenido el derecho de la primogenitura, Jacob ayudado por su madre, consiguió con astucia y engaño la bendición de  Isaac, su anciano padre que estaba ciego por la edad.

Esaú juró vengarse de su hermano, una vez que su padre muriera y pasaran los días de luto.

Advertido por su madre, Jacob huyó con destino a la casa de su tío.

En el trayecto se detuvo en un paraje para descansar porque ya había anochecido. Juntó piedras para recostar su cabeza y se durmió rápidamente a causa del cansancio.

Jacob soñó con una escalera que se apoyaba en la tierra y llegaba al mismo cielo y ángeles subían y descendían por ella y Dios estaba en lo alto de ella.

Esa noche Dios le habló y le reiteró la promesa de Abraham de darle la tierra donde estaba recostada su cabeza.

Jacob despertó espantado y exclamó: “este lugar es casa de Dios y puerta del cielo”.

Temprano en la mañana, tomó la piedra que le había servido de almohada y erigió un monumento como señal de que ese lugar era casa de Dios y un portal celestial.

Hasta aquí el relato bíblico de Jacob.

La Piedra del Destino

piedra-destinoCuenta la tradición de que la piedra usada por Jacob como almohada es la misma que usan en la coronación de los reyes de Inglaterra.

La leyenda dice que la piedra de Jacob fue llevada a Egipto en donde se la dieron a José.

Moisés la llevó durante el éxodo hacia la tierra prometida y  es la misma piedra a la cual Moisés golpeó con su vara y salió agua.

La piedra llegó a Canaán y sirvió para coronar a los reyes de Israel durante casi 18 años, y que ésta sirvió de pedestal para el arca de la alianza ubicada en el templo del rey Salomón.

Cuando Nabucodonosor invade Jerusalén en el año 602 A.C. el profeta Jeremías  huye con esta piedra hacia Egipto, y se dice que gracias a Jeremías la piedra llegó a Irlanda.

La piedra se empleaba en la coronación de los reyes escoceses y en el siglo XIII el rey Eduardo I capturó la piedra y la llevó a Inglaterra.

Desde 1308 hasta 1996 la Piedra del Destino estuvo en la Abadía de Westminster, lugar donde se corona al rey de Inglaterra.

Pero en el año 1996 el gobierno británico devolvió la Piedra del Destino a Escocia, con la condición de que vuelva a Inglaterra solamente en futuras coronaciones.

Existe un grupo denominado israelismo británico que considera a la monarquía británica como legítima heredera de los antiguos israelitas.

la piedra del destino2

El profesor Harold Totten, catedrático de Ciencias de la Universidad de Yale, ha señalado que los reyes están convencidos que la Piedra del Destino posee poderes mágicos que a los soberanos les da sabiduría, riqueza y salud.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *